La importancia del drenaje en las cubiertas planas

El drenaje de una cubierta plana es fundamental, puesto que previene la acumulación de agua y a su vez protege la impermeabilización de la cubierta, mejorando la seguridad e incrementando su durabilidad. Es por esto que este sistema debe estar diseñado de forma correcta para que funcione efectivamente. Para esto, es necesario cumplir con ciertas normas y requerimientos que serán explicados a continuación.  

 

¿Cómo desagua una cubierta plana? 

 

Uno de los peores problemas que se puede dar en una cubierta plana es la acumulación de agua, debido a que ocasiona un aumento de peso sobre la misma y además puede crear problemas de humedad en los elementos sobre los que se apoya. Es por esto que es de suma importancia que el sistema de drenaje y la pendiente funcionen de forma óptima, previniendo que el agua pueda acumularse. 

 

El desagüe cubierta plana se realiza de forma que el agua transite desde el punto de mayor altura de la cubierta hasta el punto más bajo. Es decir, hasta el sumidero cubierta plana, conectado a las tuberías que transportan el agua recolectada y llevándola hasta el suelo, el alcantarillado o algún mecanismo de almacenamiento y reciclado de aguas de lluvia.  

 

En caso de que tu cubierta plana no tenga un sistema de desagüe indicado, lo más conveniente es instalar uno. Será necesario que contrates a un profesional para que lleve a cabo este trabajo, puesto que es indispensable contar con conocimientos especializados para instalar correctamente este mecanismo.  

 

Requerimientos para desagües de cubiertas planas  

 

Lo importante con respecto a los desagües cubiertas planas es conocer el tipo más adecuado y la sección de la tubería, por lo que hay que calcular la cantidad de agua que tiene que recolectar el sumidero. Además, debe cumplir una serie de requerimientos, como por ejemplo su diseño, el cual debe tomar en el caudal máximo soportado, así como también su capacidad mínima, que debe ser de 0.3 litros por segundo. 

 

Asimismo, tienen que ser construidos con materiales que resistan la corrosión, los cambios climáticos y tienen que poseer un mecanismo de acceso y limpieza para que se pueda limpiar periódicamente. Por último, deben estar diseñados para aguantar el paso de personas.  De cualquier forma, estos requisitos se encuentran establecidos en el Código Técnico de la Edificación (CTE).  

 

Aquí están estipulados los requerimientos para evacuación de aguas pluviales en cubiertas planas, incluidos los sumideros. Aunque puede que existan algunas normas específicas dependiendo de dónde esté ubicada la edificación, por lo que lo más indicado es consultar el reglamento según cada caso.  

  

Protección de las cubiertas planas 

 

Para proteger las cubiertas planas lo más importante es evitar la humedad. Por esto es necesario que el diseño de la cubierta se haga correctamente y que cuente con una pendiente adecuada para que la expulsión del agua al exterior se haga fácilmente. 

 

Además, debe poseer una capa de impermeabilización que prevenga la introducción de agua al interior del edificio. En este sentido, es considerable elegir correctamente el material de impermeabilización de la cubierta plana transitable, el cual puede variar según la geometría de la superficie, la accesibilidad (si requiere del uso de maquinaria específica), presupuesto, etc.  

 

También, puede que la cubierta plana requiera de una capa que separe el pavimento de la capa de impermeabilización, que sirva como soporte para que ambas capas no se peguen la una a la otra. De igual forma, puede ser necesaria cuando se use suelo flotante sobre soportes o en el caso del empleo de materiales que no sean compatibles químicamente, por lo que es necesario prevenir su contacto.  

 

Reforma de una cubierta plana 

 

En caso de que la cubierta plana requiera de una reforma, será necesario llevar a cabo algunas acciones, claro está, esto va a depender del estado de la cubierta. La primera de ella es realizar una inspección minuciosa que determinará el problema (verificar estructura, sistema de drenaje, elementos de protección, etc.)  

 

Si durante la inspección se encuentran problemas, se tienen que realizar las reparaciones pertinentes para garantizar tanto la seguridad como la funcionalidad de la cubierta. También se debe mejorar o reemplazar el sistema de drenaje de no ser el indicado, lo cual puede implicar instalación de desagües e inclusive la instalación de un mecanismo de recuperación de aguas de lluvia.  

 

Asimismo, si la cubierta posee filtraciones, será necesario incluir una capa de impermeabilización nueva. Como punto final, si se quiere mejorar el aspecto de la cubierta, se pueden instalar algunos componentes de decoración como pérgolas o jardineras, usando materiales como piedra o madera para crear un espacio armónico y agradable. Este puede ser un proyecto complicado y de un coste elevado, por lo que es necesario contar con expertos en la materia que te ayuden a planificar la reforma de tu cubierta plana.  

Publicado el en Rehabilitación de edificios
RSS 2.0 (Rehabilitación de edificios) RSS 2.0 (Blog de rehabilitación de edificios: fachadas, patrimonio y estructuras)

Deja un comentario

( * ) Campos obligatorios

Tus datos serán tratados por PROYECTOS Y SUBCONTRATAS, S.L., con la finalidad de publicar tu comentario, así como enviarte a posteriori información comercial de aquellos productos o servicios que consideremos que puedan ser de tu interés. La legitimación del tratamiento es tu consentimiento, que podrás retirar en cualquier momento. Tus datos no serán cedidos a terceros salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como otros derechos como se explica en nuestra política de privacidad: https://www.adelopd.com/privacidad/proyectos-y-subcontratas-sl

Tiempo de carga: 0.274 segundos